miércoles, 11 de agosto de 2010

Sueños pasajeros

En realidad, ahora no es lo que más me interesa, creo que eso ya no me hace tan feliz, mis gustos cambian.

Así, de esta sencilla manera, como podría ser de cualquier otra más complicada, todos los sueños, grandes y pequeños, se desvanecen y alejan de tu vida. Lo que antes te hacía vibrar y te despertaba a media noche, o te levantaba enérgico una mañana, cambia, se esfuma, se evapora entre las demás ideas más maduras, más joviales, más de tu momento o de otros momentos, simplemente lo que antes te hacía feliz, ahora ya no.

Parte de la esencia del trillado cliché "vive el momento", reside en la rapidez de movimientos, todo se mueve tan deprisa que tus gustos cambian de tal manera que un día te vuelves a mirar al espejo como otro cualquiera y resulta que ese pequeño gran sueño ya no está. Se trata de llevarlo casi al mínimo exponente y reducirlo a una libreta, qué cosas voy a hacer en mi vida, o mejor, qué cosas hoy por hoy me hacen feliz, cuáles me gustaría conseguir, o, qué diablos, qué es lo que realmente necesito. Atesorar experiencias como si de oro se tratase no parece una práctica muy bien vista, pero a la hora de la verdad he de cuestionarme si cuando, en unos años, mire hacia atrás, arquearé levemente mis labios en una mueca parecida a una sonrisa y pensaré en esos pequeños y grandes sueños realizados que en su momento tan feliz me hicieron y tan de vida mis días llenaron.

Para concluir, recuerdo hace unos días que me levanté con la necesidad de tener un blog para contarme a mi mismo las historias que rondan por mi cabeza y no acaban de cobrar sentido plausible.
Es posible que algún día una mueca parecida a una sonrisa acompañe al pensamiento de otro pequeño sueño realizado.

Antevez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría que comentaras aunque sólo fuera el estado del tiempo :)